lunes, 8 de enero de 2018

La actualidad en el género distópico.

¡Hola a todos y feliz 2018, esta vez de forma oficial!
¿Cómo ha iniciado el año? Espero que fantásticamente bien, y que estéis ya con las pilas cargadas para afrontar enero con alegría.

Yo, sin embargo, no estoy del todo preparada para comenzar con toda una nueva serie de entradas, y es por eso que quiero aprovechar la primera entrada del año para compartir con vosotros algo de lo que ya os hablé en otra entrada, allá por verano: la colaboración que hice con la revista Tártarus (que ahora también está en Patreon, por lo que os recomiendo, de nuevo, entrar) para hablar de las distopías. Aprovechando el artículo que escribí para la revista, he decidido dejaros unos cuantos fragmentos del mismo, por si os interesa: desde luego, además de leeros lo que os dejo yo aquí, os animo encarecidamente a que entréis en la revista a leerlo íntegro y, de paso, curiosear el resto de artículos que hay en el número (he aquí el enlace, ¡no olvidéis pasar!).
Sin  más dilación, ¡allá va!


LA ACTUALIDAD EN EL GÉNERO DISTÓPICO
Actualmente, y desde hace unos años, las distopías parecen haberse puesto muy de moda en el mercado literario, sobre todo el juvenil. La trilogía de Los juegos del hambre de Suzanne Collins pareció iniciar un nuevo nicho de mercado y, tras su éxito, casi de inmediato las librerías se llenaron de libros de este género (más o menos diferenciables entre ellos). Sin embargo la distopía (o antiutopía) lleva siendo un género popular desde mucho antes de que Katniss Everdeen supiera siquiera levantar un arco: fue entre los siglos XVIII y XX cuando este género se separó del utópico y se estableció con una categoría propia.

La palabra distopía deriva del griego y significa «mal lugar» […]. Las novelas (o relatos) ubicadas dentro de este género no solo están situadas en un futuro más o menos lejano, sino que tratan de sociedades no favorables para los que en ellas viven. Esto, sin embargo, no tiene por qué ser sinónimo de escritos apocalípticos o postapocalípticos […].

[…] la sociedad (como sistema organizado de reglas y relaciones establecidas por las estructuras de poder) en sí es la antagonista, la opresora de la historia, y generalmente se plasman en ella elementos de la sociedad contemporánea, como preocupaciones políticas, socioculturales o medioambientales. Existen numerosos tipos de distopía en función de las diferentes variantes argumentales que se pueden presentar: desde el control burocrático, pasando por el filosófico o religioso (dictatorial o con un gobierno teocrático), el tecnológico (mediante máquinas, robots…), hasta el gubernamental o por una corporación dominante que haga las veces de gobierno (generalmente con el control gracias a los medios de comunicación). Sin embargo, lo que tienen en común es que en este género normalmente se mantiene una ilusión de utopía donde los habitantes de esa sociedad creen, ya que así han sido criados, vivir en un mundo perfecto y sin fallos. La realidad es otra, sin embargo, mucho más sucia y abusiva. […]. A medida que la trama avanza, nace el «héroe» (si la novela presenta alguno, ya que en algunas distopías —sobre todo en las adultas, como en Rebelión en la granja, de Orwell— no existe esta figura), alguien que al principio aceptaba y predicaba esa perfección pero que, de pronto, comienza a plantearse el porqué de las cosas y a cuestionarse el funcionamiento de la sociedad […]. Es inevitable, al leer estos escritos, encontrar claras reminiscencias a gobiernos y políticas actuales: son metáforas de la realidad llevada a un extremo radical, anticipan posibles tiempos difíciles planteando algunas una esperanza utópica con la que tratar de vencer su injusticia mientras que otras, por el contrario, condenan a la humanidad.

[…] Sea o no juvenil, la distopía es la temática de la crisis —económica, moral, cultural…—. […] en sus orígenes fue un género de denuncia, de advertencia, un razonamiento acerca de la raza humana y del temor ante un futuro posible. Ahora solo queda ver si el tiempo les da la razón.
Bueno, eso es todo. Como podéis comprobar (y yo os lo voy a repetir), el artículo no está completo. Los […] indican que hay mucho texto suprimido, y de verdad, no puedo más que remitiros no solo al artículo completo, sino también a la revista en sí. Ojalá os animéis a pasar por ahí (¡Pinchad! :D).

¡Un besito y hasta la semana que viene!

16 comentarios:

  1. Hola! Parece que cuando un libro de un género particular tiene mucho éxito sea el primero de este, cuando años atrás han habido muchos otros, jejeje. Me parece un artículo muy interesante, así que en cuanto pueda me paso por la revista para leerlo todo y como bien dices, ya que estoy le echo un vistazo a todo lo demás :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues me voy a pasar tan pronto acabe de comentar blogs para leerlo todo al completo porque me parece muy interesante y siento curiosidad. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Sin duda con lo que nos has mostrado es más que suficiente para querer leerlo completo. Este género me encanta y sin duda es de mis favoritos, y si como comentas en tu artículo Katniss no fue la que inventó este género sino que lo impulso a crear muchas más, no han parado desde entonces. Sin duda estoy contigo en que en este género predomina la crítica a la sociedad y gobiernos actuales y es una de las grandes bazas para que me guste leerlo, en Arena roja de Gema Bonnín es un claro ejemplo de ello. Muchas gracias por este aporte tan sumamente bueno y esclarecedor.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola :D
    Hace un par de año era muy fan de este género, empezaron a salir muchos libros y todo se fue por la borda, al menos para mí, las historias eran las mismas; no había nada sobresaliente. Pero a veces me dan ganas de leer de nuevo ese género.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola!!

    Pues me parece super interesante todo lo que cuentas, aunque no sea una lectora del género. Solo me animo con las películas.
    Tienes razón en que con "Los juegos del hambre" parece que se abrió la veda y comenzaron a aparecer muchas más publicaciones, aunque en esto Orwell ya fue una adelantado.

    Coincido también en que me parecen lecturas que hacen grandes críticas de lo que debemos cambiar actualmente, antes de que sea demasiado tarde.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por compartirlo, las distopías me gustan mucho y eso que he dado con alguna un tanto repetitiva, pero las suelo disfrutar
    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! A mí la verdad es que me han gustado casi todas las distopías que he leído, así que es un género que por norma disfruto bastante. Un interesante artículo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Este es uno de los género que más me intriga, sea juvenil o no hace que me cuestione sobre lo que pueda pasar con nosotros en un futuro. A veces incluso me da algo de miedo ponerme a pensar en que podamos terminar como en alguno de estos mundos. Realmente creo que por eso ha tomado éxito en estos últimos años.
    Saludos Infinitos:)

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Estoy aquí para agradecerte que siguieras mi blog y, por supuesto, te sigo ya. Una caminante más en tu blog.
    Antes que nada, quiero felicitarte por tan buen trabajo y sobre todo, por dedicarle tiempo. Definitivamente tienes talento para la escritura y gracias por compartir este tipo de artículos.
    Aunque yo no me he leído siquiera Los Juegos del Hambre, sin duda, me parece un género que puedo indagar.

    Un beso, nos leemos pronto. Y feliz año también :)

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Pues a mí me gustan mucho las distopías, aunque sí que hace algún tiempo que no leo nuevos libros sobre el tema (sigo con sagas) porque he leído varios y si lo haces muy seguido te saturas, como de cualquier tema, pero son ambientaciones que pueden dar pie a historias muy interesantes.
    ¡Gracias por traernos el artículo!

    ResponderEliminar
  11. Me encantan las distopías pero pienso que es un género que ahora mismo se está explotando demasiado, por lo que es más fácil encontrar similitudes entre diferentes títulos y, por lo tanto, más difícil que uno destaque sobre el resto. Pero bueno, ahora nos ha tocado esta etapa, como hace unos años fue la de los vampiros jajaja
    Un besazo :3

    ResponderEliminar
  12. Interesante artículo, me gusta cómo expones el tema, de una forma clara y directa. Ya tengo la revista para leerlo completo y descubrir un poco más sobre ella.
    Lo comparto. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!

    Genial la entrada, es un tema que me encanta y es cierto que hay muchas distopías publicadas mucho antes que los libros juveniles de ahora que tan de moda se han puesto, y la mayoría son mucho más oscuras y maduras.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  14. Hola!! Una gran entrada!! Las distopías me asustan, he tenido alguna mala experiencia aunque las prefiero a algunas novelas juveniles que tienden a ser demasiado ñonas. Me encanta lo que cuentas y como lo cuentas. Gran entrada!! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. P.D.: Creí que te seguía, pero no, así que ya te sigo. Besos!!

      Eliminar
  15. Hola!!
    Pues la verdad es que el artículo tiene una pinta estupenda, así que ahora me pasaré a leerlo completo. Es verdad que el género ya existía desde hace tiempo, pero no sé qué pasa con las editoriales que como se obsesionen con un género ya lo tenemos hasta en la sopa, aunque parece que la distopía ya ha ido a menos, porque últimamente se lleva otro tipo de libros ;D
    Gracias por el post, ha estado muy interesante!!
    Besos :33

    ResponderEliminar

¡Gracias por tomarte tu tiempo para dejarme un comentario!
Decir solo dos cositas:
1. Suelo devolver todos los comentarios, aunque puede que tarde un poco.
2. Por favor, evita el SPAM o si lo haces, que sea sutil. Soy demasiado perezosa como para empezar a moderar comentarios y no quiero empezar ahora.
Dicho esto, ¡adelante!