domingo, 5 de febrero de 2017

Presentación de: "Reyes del Cielo"

¡Hola a todos! ¿Cómo estáis esta semana? Espero que estupendamente bien. Yo hoy vengo con un tipo de entrada que llevo un tiempo sin hacer: hoy toca ¡la crónica de una presentación literaria! (Sé que las echabais de menos). 

Y es que el pasado viernes 3 de Febrero a las 19:00 se presentaba en La Central de Callao Reyes del cielo, de Francisco Miguel Espinosa. Con él se encontraba Javier Ruescas. La presentación fue muy amena, llena de bromas y tono jocoso; intercalando las preguntas de Ruescas con las del público: fue muy ligera y divertida y dejó constancia de lo bien que se llevan estos escritores.


El evento comenzó a la hora estipulada y la sala estaba llena. Comenzó Javier dando la bienvenida a los asistentes y las gracias a Francisco y rápidamente pasó a hablar de la novela, en la que según contaba hay toques a la vez modernos y antiguos, una novela de descubrimiento para un público joven-adulto. También nos dijo entre risas que era un placer haberle robado al público adulto un autor como Francisco, que plasma de forma visceral y sincera, con mucho cariño, sueños e ilusiones en sus libros. Tras esto le preguntó al autor si le había costado la transición de escribir para un público más joven después de sus otras novelas, adultas.
Francisco le agradeció a él la introducción y a los asistentes su presencia, diciendo que le hacía mucha ilusión estar allí. Explicó que la novela la tenía escrita desde hacía un año, cuando aún él trabajaba el terror, y que por fin podía presentarla. Contó también que su inspiración principal vino de las sagas de Star Wars y Harry Potter, dos de sus preferidas, y que como dijo Javier, dejan ver su influencia dentro de la obra.

Fran nos contó también que él siempre había querido escribir algo de este estilo, de fantasía y ciencia ficción; y que cuando la empezó estaba en un momento de su vida lleno de energía negativa que se reflejaba en sus anteriores obras, por lo que esta fue un respiro, una sensación placentera ya que se lo pasaba bien y se podía concentrar disfrutando realmente de la escritura; y que se inspiró también en grandes escritores como German Melville además de en otras muchas cosas que le gustan.


Entonces Javier hizo una pequeña sinopsis del libro: es la historia de Oz y su deseo de llegar a cumplir su mayor sueño, ganar la Gran Carrera Galáctica, motivado por una visión posible de su futuro en la que él es ya ganador. Uniendo con la premisa de la novela Ruescas planteó a Espinosa si realmente piensa que el destino está escrito, a lo que este respondió que la propia motivación de verse a sí mismo con la certeza de que los sueños se pueden cumplir ya es un posible futuro… y que a veces solo se necesita un empujón: que si uno conoce su propio futuro puede estar condicionado por él, pero también se está condicionado si realmente uno sabe lo que quiere hacer.

Retomando con el género de la novela Ruescas dijo que admiraba en particular cómo, para la gente que no suele leer ciencia ficción, la novela no se hace pesada ya que introduce costumbres, leyendas… y Francisco, interrumpiéndole, comentó que realmente la ciencia ficción no es muy distinta de la fantasía, y que además los «extraterrestres» que él plantea no son tales sino humanos que tras la colonización de la Vía Láctea han adaptado su fisonomía al planeta en el que viven. 


Javier tomó de nuevo la palabra, explicando que el modo en que está escrito ayuda a aquellos lectores no acostumbrados a la ciencia ficción y que es una novela llena de sentimiento de sorpresa ante lo desconocido, de fascinación. Después le preguntó que cómo se enfrentaba él a las historias siendo profesor y crítico, si tiene en cuenta la presión mediática o no. Espinosa respondió entre risas que, siendo como es profesor de ciencia ficción, se permitía saltarse algunas normas a la hora de escribir. Pero que realmente depende del libro el cómo enfrentarse a él, y que gran parte de escribir es solo pensar, escribir el caparazón y después irlo rellenando. Que no se debe escribir solo con miras a publicar sino a pasarlo bien y, tal vez después, comenzar a pensar en darlo a conocer, pero que lo primero es terminar el libro, no irlo aplazando.
También nos contó, como anécdota, que la idea para esta novela se le ocurrió en el Festival Celsius tras ver la séptima película de Star Wars, y que escribir, como le dijo a él un profesor de un máster de Escritura Creativa, es «como estar en una sala llena de gente, en silencio, y levantarse para empezar a relatar algo». Uniendo con esto Ruescas le preguntó si creía necesario asistir a cursos de lectura, y Francisco respondió que no es necesario si ya se tiene una base, una base creada tras haber leído mucho, pero que los cursos pueden proporcionar herramientas para lograr desarrollar esa base, para pulir el instinto. Sin embargo, remarcó, un curso de escritura no es automáticamente un certificado que diga que ya se es escritor.


Una persona del público intervino en este momento para preguntarle al autor cuándo sabe uno cuándo se debe parar de escribir: Francisco comentó que a veces hay que darse cuenta de que se puede contar la misma historia de forma más corta, sin enredarse en líneas que no llevan a ningún sitio. Otra de las preguntas del público trató de hasta qué punto es una novela buena por talento o por formación, a lo que el escritor aclaró entonces que intervienen muchos factores: que se necesita una chispa, pero que el talento sin trabajo no vale nada. También puso un ejemplo de lo que hace él en sus clases para que sus alumnos pierdan el miedo, un ejercicio de lectura en voz alta para obligarse a compartir y a entender los distintos puntos de vista. Javier, de acuerdo con Fran, añadió que el que la formación puede dar unas herramientas pero que hay que saber mostrar el modo de mirar el mundo y ser consciente de cómo hacerlo.
La siguiente pregunta del público, que versaba acerca del por qué se debería comprar la gente este libro, la contestó el autor diciendo que no sólo por la historia, sino porque está escrito desde la perspectiva de un niño y que vuelve a llevar al lector a ese tiempo donde había inocencia, fascinación por lo nuevo y ansia de aventuras. Javier, uniéndose a Fran, la recomendó también porque no tiene una barrera clara entre lo juvenil y lo adulto, por lo que puede llegar a gente de un amplio espectro de edades. 

Javier retomó las preguntas para preguntarle a Espinosa que por qué una carrera, a lo que este respondió que también por Star Wars, comentando entre risas que no se quedó satisfecho con las carreras de vainas y así creó él la suya propia; y Ruescas aprovechó para preguntarle por la parte técnica, de descripción de naves, artefactos… que Francisco respondió diciendo que él, como Gabriel García Márquez, usando la supresión temporal de la verosimilitud que permite al lector creerse una historia, había juntado palabras jugando con la imaginación del lector. La siguiente pregunta de Javier se dirigió hacia los siguientes proyectos del escritor, quien dice que tiene muchos planeados: unas cuantas novelas (una de las cuales se publicará en Septiembre), el guión de un videojuego… además de continuar con los artículos que escribe periódicamente sobre libros y videojuegos.


Finalmente se contestaron a unas cuantas preguntas más del público, como la de cómo se puede dejar una novela cuando se puede reescribir para mejorarla (a la que los escritores respondieron entre risas que a veces es sencillo por las fechas de entrega y después más seriamente mencionando la fuerza de voluntad y a la figura del editor como consejero).

Tras la presentación, finalizada con un aplauso, tanto el presentador como el autor agradecieron de nuevo al público su asistencia, pasando tras un breve descanso a la firma de ejemplares. 

Y por si tenéis ganas de saber de qué va el libro, aquí os dejo los datos:

Francisco Miguel Espinosa
Precio: 18 €
Número de páginas: 320
Dolmen Editorial
Joven-adulto. Fantasía y ciencia ficción


SINOPSIS

¡La gran Carrera Galáctica vuelve a celebrarse!
¡Tras cuatro años de espera, los pilotos ya están preparados!
Pero solo uno, uno nada más,
se alzará con el ansiado título de…
¡REY DE LOS CIELOS!

Oz ha pasado toda su vida viendo el despegue de la Gran Carrera desde el planeta en el que fue encontrado y adoptado por los locales para servir como mano de obra. Es otro más de los huérfanos que viven y trabajan bajo los ardientes soles del planeta Lotus XXI. 

Pero su vida cambiará cuando descubre su posible futuro reflejado en un holocromo de la serie Reyes del Cielo: Ganadores de la Gran Carrera Galáctica. Un cromo de una edición futura que aún no podía existir y, sin embargo, ha visto. 

Ahora, Oz tiene cuatro años para convertirse de niño obrero en piloto espacial, construir su propia nave y surcar las estrellas, ganar la carrera y encontrar por el camino las migas de pan que le llevarán a descubrir su pasado y su futuro.

¿Fuisteis a la presentación? (En el caso de que os la hayáis perdido, no os preocupéis: en el Twitter del autor podréis ver en qué otros lugares se harán las presentaciones). ¿Qué os parece el libro? ¿No os resulta interesante?

1 comentario:

  1. ¡Hola!
    La verdad el libro luce súper interesante, ¿estabas hasta el frente verdad? las fotos están super cerquita.
    Me encanta la forma de saber cuando debes dejar de escribir porque hay historias que se hacen demasiado tediosas.
    No podré ir a las presentaciones porque no es en mi país, ja, pero si llega alguna vez sin duda iré.
    Espero lo hayas disfrutado mucho.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Por favor, comenta, no seas tímido! Al fin y al cabo los comentarios le dan vida a un blog y me permiten conocer qué es lo que os gusta y lo que opináis (y a mi me hacen muy feliz). ¡Gracias! Nos vemos pronto.