domingo, 22 de febrero de 2015

"Cuando decide el corazón"

¡Por fin he acabado los exámenes! *suenan coros celestiales, caen pétalos de flores del techo* ¡Así que vuelvo con fuerzas renovadas! Aviso: esta es una reseña negativa. Bastante. Absteneos si tenéis débil el corazón o no os gusta leer críticas negativas :)

Elizabeth Bowman
Precio (en formato EPUB): 5.86 €
Número de páginas: 352
Editorial Vestales
Romance histórico



<<Habían transcurrido varios meses desde la última vez que los ojos de ambos se habían encontrado en un escenario muy distinto. A pesar de ello, la imagen de la joven seguía tan vívida en la cabeza del caballero que le parecía haber sido ayer mismo cuando ambos habían coincidido en un elegante salón capitalino. Para gran alivio de su persona e infinito deleite de su alma pudo comprobar que aquella criatura díscola y descarada seguía en posesión de un adorable rostro ornado con una barbilla insolente y labios llenos, sonrosados y entreabiertos en esta ocasión ante la sorpresa que acababan de sufrir. En las manos llevaba un ramillete de mimosas recién cortadas.>>

SINOPSIS

Inglaterra, 1803. Fanny Clark vive junto a su familia en la tranquilidad rural del condado de Sheepfold. Allí comparte la casa con su padre, dos hermanos y una madre que lo único que disfruta más que los chismes son las intrigas para casar a su hija con alguien adinerado. De todos modos, a Fanny lo que más le gustan son los libros, las novelas que muestran a mujeres decididas y a amores desmedidos.
La calma en su vida se verá interrumpida cuando deba viajar a Londres a acompañar a Charlotte, su mejor amiga, que va a ser presentada en sociedad. Allí, Fanny conocerá las absurdas convenciones, la innecesaria ostentación y los aburridos bailes en los que se topará con el oscuro Oliver Hawthorne, al que ella tildará de asno.
La fiebre de su hermana menor que la obliga a regresar a Sheepfold y la llegada a su casa del misterioso Jarrod Rygaard, un estadounidense amigo de su hermano, completan, para Fanny, la trama de su propia novela: disputada por dos hombres, disputada por la vida en el campo o en la ciudad, ella deberá elegir cómo hacer aunar lo que desea.

"Todo el cuerpo de Fanny se vistió de piel de gallina cuando se percató de que Oliver Hawthorne sería el mejor héroe romántico, apuesto y sensual, que jamás encontraría en ninguna de sus novelas. Y por fin aquel héroe estaba allí, con ella, en el mejor marco escénico que cualquier sufrida damisela romántica podría desear. ¿Cómo había podido estar tan ciega hasta entonces?"

Con personajes inolvidables, con un escenario histórico reconstruido a la perfección, tras los pasos de Jane Austen, Elizabeth Bowman construye aquí una trama que atrapa al lector desde la primera página y le hace vivir las experiencias de esta nueva heroína de la literatura que es Fanny Clark.

MI OPINIÓN

Fanny es una chica vivaracha y alegre que sueña con encontrar un amor como el que lee en sus novelas, que adora el campo, a su padre y a sus hermanos y cuya vida da un vuelco cuando su amiga Charlotte la invita a Londres porque va a ser presentada en sociedad. La madre de Fanny, que es una mujer cotilla, mandona e insoportable que lo único que desea es que su hija se case con un hombre adinerado la envía con Charlotte a pesar de los ruegos de la muchacha, y la chica tras hablar con su padre, un hombre tranquilo que no presta mucha atención a su esposa ya que siempre está leyendo, acaba viajando a la ciudad con su beneplácito pero sin estar muy convencida. En Londres Charlotte conoce a un hombre rico, tímido y amable que cae rendido a sus encantos. Ese hombre tiene un amigo: un amigo que, a pesar de ser más rico y atractivo que Edmund es un hombre frío, insoportable, serio y orgulloso que desde el primer momento choca con el carácter de Fanny, una animadversión correspondida por la protagonista. Pero poco a poco van descubriendo más de ellos mismos y la atracción comienza a manifestarse a pesar de las reticencias de los dos... nunca se debe juzgar a alguien por su apariencia.

“Cuando decide el corazón” es una novela de la que se sabe cómo va a acabar, el final no es imprevisible (además de que te cuentan la novela entera en la sinopsis). Tiene una introducción sencilla y un desenlace predecible.

Los escenarios en los que se desarrolla la trama están descritos de un modo muy ampuloso: el campo, Londres, las casas... La autora es tan descriptiva que ralentiza muchísimo la lectura de la novela. Tiene un modo de escribir demasiado ostentoso; usa demasiados adjetivos que lo único a lo que contribuyen es a hacer mucho más lento y pomposo el escrito, tal vez intentando imitar el estilo de las novelas de la época. Por esto cansa un poco de leer: es verdad que las novelas decimonónicas son algo enrevesadas por la prosa que utilizan, pero a pesar de todo resultan ligeras. Sin embargo este libro me costó mucho leerlo entre otras cosas por el modo en que está escrito: me sentía como si avanzara a topetazos en la historia, me resultaba pesado de leer. Los diálogos también son muy floridos y recargados. No tiene un ritmo ágil, es bastante lenta.
La mayoría de los personajes que aparecen están poco desarrollados; y respecto a la historia, no es muy compleja.

En cualquier caso, la trama para mi gusto es muy parecida a “Orgullo y Prejuicio”, mucho: en “Orgullo y Prejuicio” encontramos a una chica campestre, Elizabeth, que adora a su padre y a sus hermanas, sobre todo a su hermana mayor, Jane, quien es su mejor amiga; y cuya madre, una mujer cotilla y vulgar, tiene como única ambición en la vida casar a sus hijas con hombres lo más ricos posibles. La novela comienza cuando se organiza un baile debido a la aparición en la pequeña sociedad pueblerina de un hombre rico, hombre tímido y amable que desde el principio se enamora de Jane. Este hombre, Bingley, tiene un amigo (Darcy) mucho más atractivo y rico que él, pero con un carácter tan frío y orgulloso, tan amante de las convenciones sociales que choca con el de Elizabeth, que es una mujer sencilla e idómita. Queda claro que jamás podrán ser más que simples conocidos... o tal vez no, porque no se puede juzgar a una persona sin antes intentar conocerla. ¿Veis las semejanzas? Pues a medida que avanza el libro las semejanzas continúan: si has leído “Orgullo y Prejuicio” no puedes dejar de ver la línea argumental de la historia de Austen debajo de la que ha escrito Elizabeth Bowman; dicen que es un homenaje pero a mi no me da esa impresión: hay demasiadas semejanzas con la obra "Orgullo y prejuicio" y realmente no veo en el libro más que una copia.

En resumen, confieso que comencé “Cuando decide el corazón” con muchas expectativas, pero me ha decepcionado mucho.

jueves, 12 de febrero de 2015

Booktag de los hábitos de lectura.

Vi éste tag en un post del blog de Mikel, (que en realidad lo escribió Estefanía) y me gustó, y como sigo estando de exámenes (lloro) y no quise dejar el blog vacío de entradas durante este tiempo (que las dejé preparadas jeje, por suerte ¡ya acabo! [aleluya]), pues me lo apunté y ¡hoy toca postearlo! Preparados, listos... ¡ya!


-¿Tienes un lugar específico para leer en tu casa?
Para nada. Leo en cualquier lugar: mesa, silla, salón, cama, sofá, baño... Me es indiferente. Pero es verdad que últimamente, como tengo tan poco tiempo para leer en casa, estoy leyendo mucho en la cama justo antes de dormir.

-¿Usas marca páginas o cualquier trozo de papel?
Nunca uso marcapáginas, y tampoco marco las páginas doblándolas ni nada de eso. Hay una “trágica” historia detrás de esto: cuando era mucho más pequeña tenía mis libros plagados de marcapáginas para recordar dónde me quedaba, pero mi padre (que es muy graciosillo ¬¬ y que probablemente lea esto... ¡hola, papá! :D) me gastaba una broma malvada cada vez que se encontraba un libro con marcapáginas: lo sacaba del libro y yo tenía que buscar de nuevo la página en la que estaba mientras él se reía cruelmente de mí con mi marcapáginas en la mano. Hace años que no pongo marcapáginas en los libros, ahora estoy entrenada para saber dónde me quedé (a lo mejor ese era el plan de mi padre todo este tiempo...).


-¿Puedes parar de leer o tienes que detenerte al terminar un capítulo o un número determinado de páginas?
No me cuesta aparcar la lectura porque sé que seguiré pronto, pero si la trama está especialmente interesante sigo leyendo hasta que me lo acabo.

-¿Comes o bebes mientras lees?
Antes lo hacía, cuando tenía las tardes para leer (o si es la hora de la comida, estoy sola en casa y tengo un libro interesante), y en verano sigo haciéndolo... pero ahora como sólo leo en el metro, autobús (y cama), no puedo, la gente me miraría raro (aunque a veces me gustaría montarme el restaurante en el metro mientras leo).

(Éste es uno de esos momentos en los que echo en falta un restaurante. Me pasa más veces de las que os creeríais...).

-¿Ves televisión o escuchas música mientras lees?
La televisión no. Pero escuchar música muchas veces sí.

-¿Un libro o varios al mismo tiempo?
Últimamente sólo uno (de nuevo, por culpa del curso). Pero cuando tengo tiempo suelo estar leyendo varios al mismo tiempo, y los voy leyendo según me apetezca cambiar o no de libro, recuerdo bien las historias así que no me cuesta trabajo.

-¿Lees en voz alta o en tu cabeza?
En mi cabeza, ha llegado ese momento en que mi mente va demasiado rápido para que mi boca pueda seguirla, y si lo intento tartamudeo. Si tengo que leer en voz alta intento que mis ojos vayan lento, lento...

-¿Alguna vez te salta páginas o te adelantas alguna?
No me gusta saltarme páginas, prefiero el misterio.

-¿Romper el lomo o dejarlo como nuevo?
¿Es opcional? Jajaja generalmente los dejo como nuevos.

-¿Escribes en tus libros?
No, excepto en la contraportada el quién me lo ha dado (si es un regalo), mi nombre y la fecha. No hago anotaciones ni nada de eso.

¡Y eso es todo! ¿Respondéis vosotros a éste tag? ¿Cuáles son vuestros hábitos de lectura?

viernes, 6 de febrero de 2015

"Un beso en París"

Stephanie Perkins
Precio: 17 €
Número de páginas: 480
Editorial: Plataforma

Juvenil


<<- Hace menos de veinticuatro horas que me conoces y ya te estás metiendo conmigo. Primero esto, ¿luego qué? ¿Vas a meterte con el estado de mi pelo? ¿Mi estatura? ¿Mi acento?>>

SINOPSIS

La torre Eiffel, Amélie y un montón de reyes que se llaman Luis. Esto es todo lo que Anna conoce de Francia. Por eso, cuando sus padres le anuncian que pasará un año en un internado de París, la idea no acaba de convencerla. Pero, en la Ciudad del Amor, conoce al chico ideal: Étienne St. Clair. Es listo, encantador y muy guapo. El único problema es que también tiene novia. ¿Conseguirá Anna el ansiado beso de su príncipe azul? El humor y la tensión que se respiran página a página en el debut literario de Stephanie Perkins te atraparán y te llegarán al corazón.

MI OPINIÓN

Anna es una chica de EEUU a la que sus padres (en particular por la opinión de su padre) la han enviado interna a París a estudiar el último cuso antes de la universidad. Durante los primeros días se siente perdida, insegura y sola, ni tiene ni idea de francés y no conoce el ambiente ni la ciudad, además de haber dejado atrás a su mejor amiga, su familia y un chico con el que podría haber algo más que amistad...
Pero poco a poco se introduce en la dinámica de la escuela y se hace un hueco en el grupo de amigos que forman Mer, Rashmi, Josh y St. Clair. El encantador St. Clair, que tiene novia y a todas las chicas del internado detrás... y del que Anna se hace mejor amiga. ¿O tal vez algo más?

A pesar del título cursi, no es una novela cursi. Lo prometo. Es una novela muy real, con unos personajes frescos, entrañables y divertidos y una historia muy dulce. La lectura del libro es muy rápida y entretenida; y el propio libro tiene una historia que expresa la vida diaria, que a veces es agradable... y otras veces no tanto. Además, es una novela divertida, con unos toques muy originales y salados que le dan mucha agilidad al relato, además de unas descripciones fantásticas (de verdad parece que estés paseando por París, por el Barrio Latino, cerca de Notre Dame, Montmartre...) que te trasladan a vivir la historia con los protagonistas.

Los personajes que habitan las páginas de la novela son reales, agradables, actuales...y creíbles. A los que más llegamos a conocer es a los protagonistas, St. Clair y Anna, ya que son los personajes más fuertes, pero a los demás, aunque no están tan bien definidos como estos dos, no se les puede evitar coger cariño ya que todos tienen sus imperfecciones, lo que les hace más humanos.
Anna es una chica divertida, avispada, a la que le encanta el cine y cuyo mayor sueño es ser crítica de cine a la que se ve crecer, madurar, a través de las páginas. St. Clair es un chico algo bajito, encantador y divertido, con mucha personalidad y unas ocurrencias geniales: es el que más ayuda a Anna a amoldarse al nuevo ambiente en el que tiene que vivir.

La trama es más bien sencilla, lo que no es malo: esa sencillez combinada con el realismo de la novela la convierte en una historia muy especial. “Un beso en París” es un libro fácil de leer, perfecto para pasar un buen rato: a pesar de ser romántico con la típica química de personajes que se atraen, trata mucho más de la amistad, de cómo se enfrentan a los contratiempos, de la valentía y del crecimiento personal.

Es una historia que sin duda te sacará una sonrisa. ¿Lo leeréis?